El Kinesiotaping

o Vendaje Neuromuscular


En la última década del siglo XX fue cuando empezó a popularizarse el Kinesiotaping, también conocido como Vendaje Neuromuscular. Sobretodo es muy conocido dentro del mundo del deporte, pero también se puede aplicar en otros campos de la Fisioterapia como en pediatría, neurología, drenaje linfático, traumatología, etc.


Consiste en una cinta de algodón elástica con un adhesivo acrílico, con unas propiedades muy parecidas a las de la piel. Además, estas cintas se caracterizan porque pueden ser de diferentes colores y se aplican sobre la piel con distintos tipos y grados de tensión, según la finalidad que se busca en el tratamiento. Éste método fue desarrollado por el doctor japonés Kenzo Kase durante la década de 1970.


Es conocido que los efectos terapéuticos de su aplicación son la reducción del dolor y la inflamación, potencian o relajan la musculatura, ayuda a la corrección postural, facilitan la circulación sanguínea y linfática y ayudan en el proceso de recuperación de las lesiones.


Su duración es de unos 3-4 días y permite seguir haciendo las funciones y actividades del día a día, ya que no limita la movilidad articular.


El vendaje neuromuscular o Kinesiotaping se aplica según distintas técnicas, las cuales pueden combinarse entre si y así complementar sus efectos. También puede aplicarse conjuntamente con otras técnicas de la Fisioterapia como la terapia manual o la electroterapia, ayudando así al proceso de “auto-curación” del cuerpo.